¿Cómo saber si mi hámster tiene acaros?

Índice
  1. De dónde vienen los ácaros del hámster
    1. Síntomas de los ácaros en los hámsters
    2. Ácaros del hámster en el ser humano
    3. ¿Qué aspecto tienen los ácaros del hámster?

De dónde vienen los ácaros del hámster

Hay una clínica veterinaria cerca, con cuatro veterinarios en rotación sólo uno se especializa en animales exóticos/pequeños, así que le pedí su tarjeta. La recepcionista me dijo que tendrían que hacerle un examen, para hacer una muestra de piel.

Los hámsters se rascan de forma natural mientras se acicalan.      Yo esperaría al veterinario, sin embargo, si notas que empieza a perder pelo o que su piel se irrita, la llevaría a una revisión. ¿Qué tipo de lecho usas también?

Es normal que los hámsters se piquen así a veces, pero si lo hace muy a menudo, es motivo de preocupación. Puedes saberlo si lo coges y lo miras con atención: peina su pelaje y busca puntitos negros. Si encuentras esos puntos negros, son ácaros. Los ácaros en los hámsters son bastante tratables sin necesidad de un veterinario. Deberías hacer la fórmula de la receta de abajo, y además de usarla en él, rociar su jaula y sus juguetes y limpiarlos bien. Tira sus juguetes naturales (por ejemplo, de madera o heno), porque los ácaros podrían vivir ahí y meterse en su pelaje de nuevo.

Síntomas de los ácaros en los hámsters

Si tu hámster comparte el hogar con gatos o perros te recomendamos muy seriamente que los hagas tratar, ya que de lo contrario es probable que los ácaros acaben ocupando el cuerpo de tu roedor. Si no es así, debes prestar atención al comportamiento de tu mascota.Uno de los síntomas que llevan a pensar que tiene parásitos es que se rasca compulsivamente, aunque debes saber que, en realidad, a estos animales les gusta rascarse de forma natural.

Para saber si tu hámster tiene ácaros debes aprender a diferenciar entre un inofensivo rascado natural o si lo hace de forma alarmante y molesta; aunque parezca difícil de apreciar, con la observación constante te darás cuenta. A los roedores les encanta rascarse, es simplemente un hábito de estos pequeños animales y parte de su rutina de aseo, de hecho pasan muchas horas al día limpiando cada rincón de su peludo cuerpo.Es habitual que, si no están haciendo ejercicio, durmiendo o comiendo les veas rascarse y es muy fácil confundir esto con el hecho de tener pulgas o algún tipo de infección. En ese caso, no te asustes, rascarse es normal.

Ácaros del hámster en el ser humano

Los ácaros del hámster suelen ser muy pequeños, por lo que probablemente no podrás verlos en tu hámster. Sin embargo, podrás ver los efectos que tienen en la piel de tu mascota. Tu mascota puede tener mucho picor, y para ti su piel parecerá roja, escamosa e irritada. Es posible que tu hámster se rasque mucho y que se frote el cuerpo con los objetos de su jaula para intentar aliviar el picor. Si tu hámster tiene ácaros en los oídos, tendrá una cera muy coloreada en los oídos y su piel tendrá un aspecto bastante costroso.

Aunque podrás ver estos síntomas físicos, la única forma de estar seguro de que tu hámster tiene ácaros es pedirle a un veterinario que lo compruebe. El experto tendrá que tomar un pequeño raspado de piel escamada de tu mascota y analizarlo con un equipo especializado. Si sospecha que su hámster tiene ácaros, acuda al veterinario.

Para minimizar el riesgo de que su mascota contraiga ácaros, algunos propietarios toman la precaución de congelar el material del lecho antes de introducirlo en la jaula de su hámster. Poner la bolsa sellada del lecho en el congelador durante cuarenta y ocho horas matará los ácaros presentes, así como sus huevos. Asegúrate de descongelar bien el material antes de ponerlo en la jaula de tu hámster, y asegúrate de que no se ha mojado: los hámsters suelen mordisquear su lecho y son susceptibles de moho en los objetos que ingieren.

¿Qué aspecto tienen los ácaros del hámster?

Los ácaros del hámster son muy pequeños y, por tanto, difíciles de detectar. Sin embargo, lo que sí verás son los efectos que los molestos parásitos tienen en la piel de tu mascota. El hámster sentirá mucho picor, por lo que se rascará mucho. Su piel se verá roja, escamosa e irritada. El pobre animalito, además de rascarse furiosamente con sus patas traseras, se mordisqueará a sí mismo y frotará su cuerpo contra los objetos de la jaula.

La prevención es siempre el mejor remedio. Mantener los recintos limpios es el punto de partida obvio, y lavar cualquier juguete o mueble nuevo que se pretenda introducir (sólo en agua muy caliente, no con detergente). Después de cualquier brote, deseche toda la ropa de cama de la jaula y dé al recinto un buen lavado con agua caliente, y quizás con un preparado antiácaros formulado.

Para minimizar el riesgo de infestación por ácaros del hámster, otra precaución es congelar el material de la cama del hámster antes de introducirlo en la jaula. Introdúcelo en una bolsa sellada y congélalo durante cuarenta y ocho horas, y eso matará cualquier plaga presente, junto con sus huevos. Descongela bien el lecho antes de ponerlo en la jaula del hámster, y asegúrate de que no esté húmedo: a los hámsters les gusta mordisquear el lecho, y cualquier moho que haya crecido en el material húmedo será ingerido y podría provocar problemas de salud.

Jaulas para Hamster

Jaulas para Hamster

Juan Rodríguez es un biólogo especializado en zoología con conocimientos avanzados en anatomía, fisiología y comportamiento de los roedores. Tiene experiencia en el manejo y cuidado de roedores en cautiverio y en la realización de experimentos científicos con roedores, incluyendo estudios sobre la diabetes, la obesidad y enfermedades neurodegenerativas. Juan ha sido coautor de varios artículos relacionados con la investigación en roedores y su objetivo profesional es contribuir al avance de la investigación biomédica utilizando roedores como modelos animales para enfermedades humanas. Su pasión por la zoología y su habilidad para analizar datos y presentar resultados de manera clara y concisa hacen de Juan un experto en roedores altamente cualificado y capaz de contribuir significativamente al avance de la investigación científica.

También puede interesarte:

Subir